Dragonfly British Nursery | Filosofía
187
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-187,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
Nuestra filosofía

En Dragonfly British Nursery, estamos comprometidos con la preservación de la magia en la infancia, al permitir el sentido natural de la curiosidad de los niños, alimentando el interés por el mundo que les rodea.

En nuestras aulas, los niños se les enseña a pensar, no qué pensar. El papel del maestro es de facilitador o guía, aportando su experiencia y conocimiento en el desarrollo infantil.

El desarrollo social es fundamental en nuestra filosofía. Los cómplices del centro son los propios padres, apoyando de esta manera el desarrollo único de cada niño. El centro infantil es a menudo, el primer eslabón de un niño a una comunidad más amplia. Con experiencia, sensibilidad y cariño, los maestros crean un refugio seguro en Dragonfly British Nursery, para que los niños tomen, tanto pequeños como grandes pasos. Los niños son asistidos en la negociación del juego con los demás, tomando turnos, escuchando y respetando las necesidades de sus amigos en la exploración individual. Reciben un apoyo centrado y orientado sobre cuestiones sociales específicas, tales como la separación y la resolución de conflictos. El intercambio de experiencias y sentimientos es una parte integral del plan de estudios.

Aprendiendo haciendo

Los niños aprenden a través de la experiencia directa y necesitan que se les permita, de manera activa, explorar y manipular materiales de su entorno. Los materiales en nuestra clase son cuidadosamente seleccionados en base a las oportunidades de aprendizaje que proporcionan, y constituyen centros de actividades. Estos centros están dispuestos para fomentar la exploración libre y una visión clara de todo lo que está disponible en el aula, por lo que el niño tiene la oportunidad de tomar decisiones y participar en el aprendizaje independiente.

Los niños tienen sus propios modos de aprendizaje. Algunos niños responden mejor a las señales visuales, mientras que otros, a experiencias táctiles. Respetamos y enseñamos a través de los puntos fuertes de cada niño, al tiempo que proporcionamos la oportunidad de experimentar el mundo de diversas maneras.

El juego libre, el núcleo de nuestro programa, ofrece a los niños la libertad de elección y control sobre sus actividades. Estas experiencias mejoran la autoestima y la creciente necesidad de los niños para convertirse en aprendices independientes. El aprendizaje por experiencia ayuda a los niños a reconocer y articular tanto lo que saben cómo lo que sienten.

Dejando que los niños sean niños

Entendemos perfectamente que, en un mundo competitivo, los padres quieren el mejor comienzo educativo para sus hijos. En Dragonfly British Nursery creemos que el enfoque de la excelencia académica proviene de un amor por el aprendizaje y un fuerte deseo de explorar el mundo y sus misterios. Dejando que los niños sean niños, es el don más precioso que podemos ofrecerles.

Por qué la educación en la primera infancia

Como todo en la vida, la fuerza y la calidad de los cimientos determinan el futuro potencial del crecimiento.

La calidad de las experiencias y las relaciones en los primeros años de vida, tienen un impacto profundo y duradero en cómo se desarrolla el cerebro. Cuanto más rico es el medio ambiente, mayor es el número de interconexiones que se crean. Las interacciones (relaciones), también dan forma a los cerebros de los niños. Durante el primer año de vida, la confianza se desarrolla. Esto es la base de todas las relaciones. Cuanto más cariñoso y sensible es el profesor, mayor es la base para la posterior interacción social, que influirá en cómo van a manejar todas las experiencias futuras.